Nuestros ojos pueden ver la luz ultravioleta “invisible”, advierten los médicos.

ultravioleta 4Se suponía que la luz ultravioleta e infrarroja eran invisibles para el ojo humano, pero los científicos de la Escuela de Medicina de la Universidad de Washington “han descubierto que, bajo ciertas condiciones”, es posible verlos, destacó un estudio publicado en 2014.

“Cualquier libro de texto de la ciencia le dirá que no podemos ver la luz infrarroja. Al igual que los rayos X y las ondas de radio, las ondas de luz infrarroja están fuera del espectro visual”, informó la Universidad de Washington el 1 de diciembre.

Los médicos confirmaron que el ser humano ve más de lo que supone que puede ver.

Usando potentes láseres, al emitir pulsos de luz infrarroja, “las células sensibles a la luz en la retina a veces reciben un doble golpe de energía infrarroja; cuando esto sucede, el ojo es capaz de detectar la luz que cae fuera del aspecto visible”, destacaron los investigadores.

El Dr. Vladimir Kefalov, profesor asociado de Oftalmología y Vista, relató que mientras trabajaban con los láseres para construir una herramienta de trabajo médico, que permite detectar el correcto funcionamiento de las células relacionadas con la luz y la vista, algunos del equipo “fueron capaces de ver destellos ocasionales”.

“Ellos fueron capaces de ver la luz del láser, que estaba fuera del rango visible normal, y realmente querían averiguar cómo fueron capaces de detectar la luz que se suponía iba a ser invisible”, dijo el Dr. Frans Vinberg, uno de las los autores principales del estudio.

Vinberg y Kefalov señalaron que en la literatura científica revisaron que hay informes de algunas personas que ven la luz infrarroja.

Pese a que el descubrimiento no aclara por qué esas personas de la documentación científica podían ver lo invisible para otros, aclararon que en situaciones especiales, esto sucede.

Para probarlo, se concentraron en repetir los experimentos en los cuales ellos mismos detectaron la luz. “Hemos experimentado con pulsos de láser de diferente duración que entregan el mismo número total de fotones, y encontramos que cuanto menor era el pulso, lo más probable era que una persona podría verlo”, explicó Vinberg.

“La existencia de esos pulsos era muy importante para que la gente vea esta luz invisible”, agregó el Dr. Vinberg.

Normalmente, la retina absorbe una partícula de luz, llamada fotón, y crea una molécula llamada fotopigmento, que comienza el proceso de convertir la luz en la visión.

ultravioleta 2

“El espectro visible incluye las ondas de luz que son 400 a 720 nanómetros de largo”, explicó Kefalov. “Pero si una molécula de pigmento en la retina es golpeada en una rápida sucesión por un par de fotones que son 1.000 nanómetros de largo, esas partículas de luz entregarán la misma cantidad de energía en forma de un solo golpe de un fotón de 500 nanómetros, lo que está dentro el espectro visible. Eso es lo que somos capaces de ver”, señala el informe.

La energía combinada de las dos partículas de luz es suficiente para activar el pigmento y permitir el ojo para ver aquello que normalmente es invisible.

En la visión estándar, cada uno de los fotopigmentos absorbe un fotón único.

El equipo que fabricó Kefalov es una herramienta que les permite a los científicos obtener respuestas de la luz a nivel de las células de la retina y de las moléculas de fotopigmento. “Este dispositivo ya está disponible comercialmente y se utiliza en varios centros de investigación de la visión de todo el mundo”, destacó la Universidad.

“Esperamos que en última instancia, este descubrimiento tendrá algunas aplicaciones muy prácticas”, dijo el médico.

La nueva herramienta permitiría a los médicos examinar no sólo la vista, sino también estimular determinadas partes de la retina para determinar si están funcionando correctamente”, dijo  el Dr. Kefalov.

Por Anastasia Gubin – La Gran Época

Share →